Conflictos en la Adolescencia

La adolescencia es un periodo de transición entre la pubertad y la edad adulta. La pubertad está asociada con un crecimiento rápido, en el que se experimentan cambios físicos, hormonales y sexuales, marcando el inicio de la maduración sexual.

En esta etapa de la vida no solo se producen cambios a nivel físico, sino también a nivel emocional, social y de desarrollo intelectual. Por lo tanto es un tiempo de maduración psicológica y de comenzar a adoptar un comportamiento adulto.

No tiene que ser una etapa conflictiva o crítica y se va a caracterizar por la necesidad de adquirir nuevos recursos para adaptarse a todos estos cambios.

En ocasiones aparecen conflictos psicológicos como: dificultad para aceptar la propia imagen; problemas en el entorno familiar y en las relaciones personales; falta de orientación académica o profesional; inadaptación social; consumo de sustancias inapropiadas, etc.

En aquellos casos en que las familias solicitan una ayuda profesional, está deberá ir orientada a crear un clima de confianza, en el que poder acompañar al adolescente en todos esos cambios, ofreciéndoles orientación y asesoramiento, así como a sus familiares, para que puedan prevenir trastornos de frecuente aparición en la adolescencia.