Dirigida a personas interesadas en resolver situaciones de crisis, conflictos no resueltos o mejorar sus relaciones y deseen profundizar en su propio desarrollo personal y autoconocimiento.

Sesiones en las que el terapeuta facilita que la persona pueda desarrollar sus propios recursos.

Se realizan con una frecuencia semanal o quincenal, de una hora de duración, a horas concertadas.